Contrato temporal por circunstancias de la producción

Como os venimos contando desde nuestro blog, el pasado 31 de diciembre del año 2021 entró en vigor la “nueva reforma laboral”. Sin embargo, algunas de sus modificaciones no se comenzaron a aplicar hasta el 30 de marzo de 2022, como por ejemplo los nuevos tipos de contratos temporales:

  • Contrato temporal de sustitución.
  • Contrato temporal por circunstancias de la producción.

En este artículo os vamos a hablar específicamente del contrato de duración determinada por circunstancias de la producción.

Contrato por circunstancias de la producción en 2022

¿Cuándo se puede celebrar un contrato temporal por circunstancias de la producción? Para concertar un contrato temporal hay que expresar la causa de temporalidad, señalando la causa que habilita la contratación temporal, las circunstancias que lo justifican, así como su conexión con la duración prevista.

Concretamente, el contrato por circunstancias de la producción se puede celebrar si existen alguna de las dos situaciones que detallamos a continuación (estas son las causas de temporalidad que justifican la celebración de este tipo de contratos)

Contrato para circunstancias ocasionales e imprevisibles

La causa de temporalidad que justifica la celebración de este tipo de contrato es el incremento ocasional e imprevisible de la actividad y las oscilaciones de la demanda, incluso de la actividad normal de la empresa, que generen un desajuste temporal entre el empleo estable disponible y el que se requiere.

  • Su duración máxima es de 6 meses, ampliable a 12 (vía negociación en convenio sectorial). Si el contrato se ha concertado con una duración inferior a la máxima legalmente establecida puede prorrogarse una vez mediante acuerdo expreso entre trabajador y empresa. Eso sí, la duración total del contrato temporal no puede exceder la duración máxima fijada tras la reforma laboral.

Contrato para circunstancias ocasionales e imprevisibles

La segunda causa que puede justificar la celebración de este contrato son situaciones ocasionales, previsibles y que tengan una duración reducida y claramente delimitada. Las empresas pueden usar este tipo de contratos un máximo de 90 días no continuados en el año natural

¿Qué debes tener en cuenta?

Los contratos inferiores a 30 días son penalizados y su celebración supone para las empresas el tener que pagar una cotización adicional por formalizar este tipo de contratos. En este post te lo contamos más detalladamente: Cotización adicional en los contratos inferiores a 30 días

Importante: La causa del contrato debe estar justificada de una manera real y específica. Si no está justificada la causa, el contrato temporal es considerado automáticamente celebrado en fraude de ley (esto supondría que el contrato se consideraría indefinido a todos los efectos). Es decir, las personas contratadas incumpliendo la regulación adquirirán la condición de fijas.

En este sentido, es importante recalcar que se excluye como causa de temporalidad del contrato por circunstancias de la producción la realización de los trabajos en el marco de contratas, subcontratas o concesiones administrativas que constituyan la actividad ordinaria de la empresa.

Indemnización por fin del contrato

En relación a la indemnización que debe recibir un trabajador cuando finaliza un contrato de trabajo temporal por circunstancias de la producción, a la finalización del mismo el trabajador/a tendrá derecho a recibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar 12 días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación.

Write a Reply or Comment